Robarme …

m.jpg

Quise robarme tus distantes ojos garzos
para colgármelos al pecho como joyel de cornalina
pero aquel único par de celestes cuarzos
se encierran tras parpados de monótona rutina.
Suelen romper en llanto privados de su linfa arrulladora
como un desierto que se lamenta desolado
y cuando vuelve a mi tu mirada abrasadora
solamente de un susurro se escucha acompañado.
Quise quedarme con tus seráficos ojos
para guardarlos bajo élitros de mariposas
saborearlos como soleadas marismas de hinojos
y sumergirme eternamente en sus retinas caprichosas.
Mas no pude quedarme con tus ojos marinos
porque tus ojos se asfixian en vapores de sangre
y se pierden en los míos como rombos cristalinos
que hieren profundamente como anzuelos en palangre.

Anuncios

About this entry