Imaginada …

e.jpg

Cómo excita tu voz por las mañanas
que entre miradas me recuerda
la infinita rabia de saberme prohibida,
y este afán descafeinado de querer sentirte
por un momento en mi cintura,
y retenerte entre sueños y piernas …
Sabiéndome menos que un beso imaginado,
menos que una caricia que se regala a media tarde …
Quiero ahogarme en tus pupilas,
sentirme contemplada,
sólo con saber que me piensas
me basta para vivir un segundo imaginada.

Anuncios

About this entry