Está la noche obesa …

Hambrienta

está la noche obesa,

y somos nosotros, los insomnes,

su moribunda presa:

la causa de su adicción,

la razón alevosa,

la inevitable tentación,

por la que  peca de golosa.

Anuncios

About this entry