veinticuatrodejulio

Quizá tu mundo sea alcalino,
y yo traigo a ti
ácida valía,
y aún así,
tan absurda como es la espera,
insensata, por ti, esperaría.

Vengo ya sobrada de tiempo,
sobrada de soledad conteida;

Con el error tatuado a la frente,
con todo, hasta la mirada, perdida.

Quizá tu mundo sea perfecto,
y yo traigo a ti
caos impecable,
y aún así,
tan ilógica como es una promesa,
prometo ser por ti, inagotable.

Anuncios

About this entry